lunes, 20 de febrero de 2012

Cuarto diamante: Just ARCO

Ayer terminó el fin de semana del arte en Madrid. ARCO, Just Mad, Art Madrid… algunas de las más importantes ferias de arte contemporáneo nacional y más modestamente internacional tienen lugar en las mismas fechas y en la misma ciudad.

El año pasado hice acopio de paciencia y calcetines cómodos y visité las tres probablemente más importantes. Hice una mini-crónica aquí: http://elblogde-chico.blogspot.com/2011/02/cuarto-diamante-ferias-de-arte.html


Este año, más ocupado, más cansado y con menos calcetines, solo visité Just Madrid, movido por las buenas sensaciones del año pasado. Pero lamentablemente ya dice Sabina que “al lugar donde has sido feliz no debieras tratar de volver”. La grata experiencia del Just Mad2 (2011) se nutrió de una especial espontaneidad, donde pude ver artistas realmente contemporáneos, en formatos realmente novedosos. Al margen de la supremacía del objetivo “vender”. Eso que tanto critiqué y critico de ARCO. Sin embargo, este año, me dio la sensación de que Just Madrid ha sido otra feria convertida en supermercado.


Y como tal, los artículos volvieron a colgarse de las paredes y a subirse a peanas. Desaparecieron las instalaciones y obras que dialogan con el espacio y con el espectador para convertirse en objetos. Porque los objetos se pueden pesar, tocar y envolver para regalo. Los objetos se pueden meter en una bolsa de plástico que cuesta 0,05€, y cuanto más grande es la bolsa, mayor es la sensación de haber hecho una buena compra.


Y lo verdaderamente interesante, el trabajo, quedaba oculto entre conversaciones de verdaderos comerciales que parecía que sabían de qué hablaban, y que no dejaban de recordarme al “delito de iniciados” que describió Baudrillard en “El complot del arte”. Comerciales y clientes, o simplemente espectadores, ocultos todos tras gafas de pasta que por la cantidad, debían regalar en algún stand de promociones, que no conseguí encontrar. Gente que quiere ser diferente vistiendo igual que el resto de gente que quiere ser diferente.

Y es que la evolución de Just Madrid casi se puede resumir en su ubicación. El año pasado fue en un piso okupa en medio del barrio Salamanca, es decir, un grito de rebeldía en un mundo demasiado civilizado como es el arte. Este año ha sido en un garaje de un hotel de 5 estrellas, es decir, el sótano donde la alta sociedad guarda lo que no necesita.




1 comentario: